Los haitianos luchan por encontrar comida y refugio en medio de una nueva batalla entre pandillas

Fuertes disparos resonaron el jueves en un vecindario que alguna vez fue tranquilo en la capital de Haití y que ahora se ha convertido en la zona cero de una pelea de pandillas que ha dejado al menos 20 muertos, herido a más de una docena y obligado a miles a marcharse. huir de sus hogares esta semana.

Los padres agarraron a los niños de las manos mientras balanceaban bolsas sobre sus cabezas con las pocas pertenencias que pudieron rescatar después de que los pandilleros los expulsaran de sus hogares.

Los enfrentamientos que se libran en cuatro distritos del lado norte de Port-au-Prince son un nuevo pico en la violencia criminal que ha aumentado a medida que pandillas cada vez más poderosas intentan controlar más territorio durante el vacío de poder político que dejó el asesinato del presidente Jovenel el 7 de julio. Moisés.

“Dejé todo atrás”, dijo Kerline Brutus, de 35 años, quien huyó con sus tres hijos de uno de los vecindarios, Butte Boyer, un distrito largo y tranquilo donde ha vivido por más de 25 años.

Tuvo que abandonar a su padre paralítico de 96 años porque no podía cargarlo. “No sé cómo está, si todavía está vivo”, dijo.

Brutus dijo que sigue orando por él mientras lucha por encontrar refugio para su familia. Se han estado acurrucando bajo el escalón de entrada de una tienda con un toldo que los protege de la lluvia, pero ella está buscando un refugio más permanente.

“Parece que este país no tiene autoridades. Nadie vino aquí a vernos. No sabemos cuánto tiempo vamos a estar aquí o cuánto va a durar esto”, dijo, haciéndose eco de la frustración de los haitianos por el aumento de la violencia.

Unos 100 policías armados con armas automáticas se desparramaron por el barrio revisando a las personas y sus pertenencias, pero cerca se escuchaban ráfagas de disparos.

La administración del primer ministro Ariel Henry se ha esforzado por mejorar la seguridad incluso cuando recibe ayuda de la comunidad internacional para impulsar un departamento de policía sin personal ni fondos.

Defenders Plus, un grupo local de derechos humanos, acusó a los líderes políticos de ser descuidados, incompetentes e incapaces de “garantizar una de las funciones básicas de cualquier Estado: la seguridad de su territorio”.

También exigió que las autoridades “asuman sus responsabilidades para garantizar el derecho a la vida y la seguridad de la población”.

Los funcionarios del gobierno no devolvieron las llamadas para hacer comentarios.

Las autoridades dijeron que los enfrentamientos entre una pandilla conocida como Chen Mechan (perro malo en criollo haitiano) y la pandilla 400 Mawozo, que secuestró a 17 misioneros estadounidenses el año pasado, comenzaron el domingo. La pandilla 400 Mawozo es considerada la más poderosa de las dos y durante mucho tiempo ha sido acusada de secuestro y otros actos violentos.

Funcionarios del gobierno han dicho que les preocupa que la violencia en esa zona empeore y que la gente siga huyendo.

“Esto casi me cuesta la vida porque irrumpieron en mi casa y me tiraron al suelo”, dijo Melissa Vital, de 25 años, quien tiene una hija de 3 años. “Por suerte mi novio no estaba porque estaban matando hombres que encontraban en las casas”.

Ella dijo que los pandilleros le ordenaron a ella y a su hija que abandonaran su casa en Butte Boyer.

“No sé a dónde ir ahora”, dijo Vital, y agregó que se siente débil porque todavía está amamantando a su hija pero no ha comido mucho. “Llevo con la misma ropa desde el domingo”.

Miles de haitianos afectados por un aumento de la violencia de pandillas el año pasado en la comunidad Martissan en el sur de Port-au-Prince todavía viven en refugios gubernamentales hacinados y antihigiénicos, y no está claro a dónde irán las familias recién desplazadas.

Emmanuel Piersaint, coordinador de la Agencia de Protección Civil de Haití, dijo a The Associated Press que los funcionarios proporcionaron kits de aseo a las familias desplazadas y les dieron platos de espagueti, arroz y frijoles.

“Esperamos que la situación no empeore”, dijo.

Las autoridades dicen que los combates en los barrios de Butte Boyer, Croix-des-Missions, Marecage y Mapou podrían bloquear las principales carreteras que conducen a la región norte de Haití. Las bandas en guerra ya ocupan la carretera principal que conduce al sur de Haití, lo que dificulta que la ayuda llegue a los afectados por un terremoto mortal el año pasado.

Fuente: Listín Diario

0 Comentarios

Deja tu comentario

Abrir chat