Jue, 30 Jun, 2022
El yihadismo impone su victoria con un baño de sangre sobre EEUU

Los islamistas violentos volvieron a convertir a los musulmanes que huían de ellos en sus víctimas. Ocurrió ayer, junto a las puertas del aeropuerto internacional Hamid Karzai de Kabul. La puerta este, llamada Puerta Abbey por las tropas internacionales, que había sido esta semana escenario de los intentos de miles de afganos de ser evacuados ante la amenaza talibán, fue escenario ayer del horror más atroz. El Estado Islámico en el Jorasán reivindicó la autoría de esta nueva carnicería.

A pesar de que ayer se informó de dos explosiones, el Pentágono ha aclarado este viernes de que se trató de un único atentado suicida, que sembró el caos en la huida. Dejó más de cien muertos y otro centenar de heridos en el corto trecho de calle que hay entre la puerta del recinto aeroportuario y el hotel Baron, uno de los edificios próximos a los puestos de control de acceso y punto de encuentro de quienes iban a ser evacuados. Hubo una segunda explosión en el centro de Kabul, sin víctimas. Entre las víctimas mortales en el aeropuerto hubo 13 soldados y marines de EEUU, cuyas fuerzas estaban apostadas tras el primer cordón, formado por milicianos de la Unidad Roja talibán.

Frente a ellos se amasaban a media tarde, cuando ocurrió la explosión, cientos de personas. Ante las noticias y rumores de que la ventana para las evacuaciones se estaba cerrando rápidamente, muchos trataron de llegar a la desesperada a la puerta este antes del viernes, día previsto por la mayoría de países para concluir con la salida de civiles, después de que Joe Biden les pidiese completar el proceso “cuanto antes, mejor”.

Dos horas después del ataque, el Estado Islámico en el Jorasán (IS-K por sus siglas en inglés), la rama local de la organización armada que ha sembrado el terror en todo el mundo durante el último lustro, reclamó su autoría.

El atentado hace saltar por los aires el proceso de evacuación, cargado de tiranteces entre EEUU y sus aliados. Si poco antes de producirse, Washington había abierto la puerta a proseguir con el traslado de civiles hasta el 31 de agosto, la fecha de la salida del último soldado extranjero que no quiso cambiar, las horas posteriores a la masacre pudieron alterar los cálculos. Antes de pronunciarse Biden, el premier británico, Boris Johnson, aseguró que su país proseguiría con la evacuación pese al ataque. No aclaró si de civiles también o sólo de militares.

En Kabul, tras la explosión, el pánico se redobló. En imágenes de los momentos posteriores pudo verse un gran amasijo de miembros humanos en el canal de desagüe del aeropuerto, uno de los puntos negros del sangriento epílogo en que se ha convertido la retirada de EEUU de Afganistán. Las pocas ambulancias disponibles iban y venían trasladando víctimas, vivas o muertas. El desorden y la confusión se impusieron en un Kabul soliviantado desde que los talibán tomasen la ciudad hace semana y media.

0 Comentarios

Deja tu comentario

Abrir chat