Dom, 25 Sep, 2022
Enumeran en la ONU los retos de Haití para restaurar su democracia

El progreso a lo largo de un camino democrático sostenible en Haití depende de la reconstrucción de instituciones que se están desmoronando y forjando un diálogo inclusivo para fomentar la estabilidad y la paz junto con un calendario electoral con plazos determinados, dijo este viernes, al Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas, el Representante Especial del Secretario General para el país.

“Ahora no es el momento de dejar que Haití se caiga de la agenda (del Consejo de Seguridad)”, dijo por videoconferencia Helen La Lime, quien también se desempeña como Jefa de la Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití (BINUH).

Al proporcionar actualizaciones políticas y de seguridad relacionadas con el último informe del Secretario General, dijo que Haití “sigue siendo tenso y muy polarizado a pesar de algunos signos de progreso”.

Destacó que, hasta la fecha, no ha habido avances en el establecimiento de responsabilidades por el asesinato de Monferrier Dorval en 2020 o la masacre de La Saine en 2018, mientras que la investigación nacional sobre el asesinato del presidente Jovenel Moïse se ha estancado. Al mismo tiempo, la violencia de las pandillas continúa aterrorizando a las comunidades en todo Haití, y los efectos del terremoto de agosto de 2021 agregaron una nueva capa de complejidad, con 4.9 millones de personas, el 43 por ciento de la población, que necesitan asistencia en 2022.

Al destacar los desarrollos positivos y las formas de desencadenar más, señaló los continuos esfuerzos del primer ministro Ariel Henry para reunirse con todos los actores para llegar a un consenso y hacer avanzar el proceso político.

Sin embargo, dijo que el éxito estará determinado por la voluntad colectiva de cooperar, con las partes interesadas anteponiendo los objetivos nacionales a los propios. Poner fin a la impunidad y apoyar a la Policía Nacional de Haití para impulsar sus operaciones antipandillas son esenciales. De hecho, para que Haití salga de las múltiples crisis que enfrenta, dijo que todos los líderes haitianos deben trabajar constructivamente para celebrar elecciones y garantizar que se implementen reformas estructurales urgentes para combatir la violencia de las pandillas, construir instituciones y transformar la economía.

Los miembros del consejo se hicieron eco de las graves preocupaciones sobre el estancamiento político persistente, la violencia de las pandillas y las terribles condiciones humanitarias. Algunos pidieron investigaciones expeditivas sobre el asesinato del presidente Moïse el 7 de julio y una reforma radical del sector judicial para poner fin a la impunidad y combatir la corrupción.

“Es demasiado pronto para hablar de progreso aquí”, dijo el representante de la Federación Rusa, citando desafíos como el estallido de bandas criminales, disturbios civiles, un vacío de poder en todos los niveles, una aplicación de la ley ineficaz y una avalancha de armas de fuego en el territorio. Como tal, la misión de las Naciones Unidas debe hacer más que simplemente ayudar y hacer del diálogo nacional efectivo su principal prioridad, dijo.

El representante de Kenia, hablando también por Gabón y Ghana, dijo que Haití sigue pagando un alto precio por su victoria sobre la esclavitud hace dos siglos: bloqueos, reparaciones forzadas que destruyen la prosperidad y colonización. “El pueblo haitiano parece haber sido castigado desde el día en que sus antepasados anunciaron su libertad hasta hace poco”, dijo, y agregó que la tarea actual es participar en el Consejo de Seguridad para restaurar la prosperidad compartida de Haití, a través de estrategias dirigidas y dirigidas por haitianos.

El representante de México dijo: “Ha llegado el momento de que las diferencias políticas en Haití […] se resuelvan en las urnas”. Al pedir una atención integral a las causas profundas de la violencia, destacó los esfuerzos de México en Haití para combatir el crimen organizado, fortalecer el tejido comunitario y capacitar a los policías haitianos. Expresó la esperanza de que la evaluación solicitada en la resolución 2600 (2021) ayude a informar al Consejo sobre cómo hacer que la presencia de las Naciones Unidas en Haití sea aún más eficaz.

La delegada de Francia, destacando la contribución de € 6,5 millones de su país a Haití y una historia compartida con la nación caribeña, se hizo eco de los llamados para mejorar el progreso a través de acciones como el diálogo nacional inclusivo y la mejora de las capacidades policiales para combatir el crimen. Como la BINUH está siendo evaluada, dijo que mantener una presencia de las Naciones Unidas es esencial.

En la misma línea, el delegado de Estados Unidos aseguró: “Haití no está solo”. La situación actual continúa demostrando cuán vital es el apoyo de las Naciones Unidas, dijo, y agregó que la próxima renovación del mandato de la BINUH será otro hito después de las conferencias recientes que han obtenido el apoyo internacional para Haití.

También hablaron representantes de China, Irlanda, Noruega, India, Albania, Emiratos Árabes Unidos, Brasil, Reino Unido y Haití.

Fuente: Diario Libre

0 Comentarios

Deja tu comentario