Lun, 27 May, 2024
Cijntje, el pitcher que tira a 95 con ambos brazos

Jurrangelo tiene 20 años y está cursando su segundo año en el estado de Mississippi. Nació zurdo pero inició joven a lanzar con la derecha.

Es sorprendente con qué facilidad Jurrangelo Cijntje hace parecer algo que, para el resto de nosotros, es prácticamente imposible.

Una capacidad humana que sólo posee el 1 por ciento de la población. Una habilidad del béisbol que sólo un lanzador moderno ha utilizado regularmente al más alto nivel del juego. Una anomalía maravillosa, casi una ilusión, un superpoder que uno pensaría que estaría más reservado para un personaje de una película de Marvel que para un jugador en un campo de béisbol.

Pero todo es real: Cijntje (pronunciado SAIN-ja) es un estudiante de segundo año del estado de Mississippi que puede lanzar pelotas de béisbol con ambos brazos. Es un lanzador derecho. También es un lanzador zurdo. Y sólo mejora en eso a medida que crece.

“Lanzo 99 desde el lado derecho”, dijo Cijntje con total naturalidad. “Y desde el lado izquierdo, llego a 95”.

La ambidestreza de Cijntje comenzó cuando tenía 6 años en las costas caribeñas de Curazao, un país amante del béisbol.

Nació zurdo, pero quería ser receptor, como su padre Mechangelo, que jugó profesionalmente en Holanda. Los receptores zurdos son casi tan raros como los lanzadores ambidiestros. Entonces, comenzó a trabajar en la fuerza y precisión de su brazo derecho. Con neumáticos y tornillos.

“Estábamos una vez en el patio trasero”, recordó Cijntje. “Y mi papá agarró una pelota y le puso un tornillo. Entonces, cuando lancé la pelota, la pelota se atascó en el neumático. Simplemente estaba lanzando la pelota con el tornillo dentro y creo que eso desarrolló mi brazo. En realidad, no me tomó mucho tiempo comenzar a lanzar con mi brazo derecho… Se volvió casi natural”.

Ayudó que Cijntje comenzara a explorar su ambidiestra desde una edad tan temprana, al estilo de Billy Wagner . Es un momento en el que el cerebro y el cuerpo pueden adaptarse más fácilmente y hay muchas menos inhibiciones autoimpuestas. Fuera del campo, tal vez como resultado de sus experimentos en el montículo, la lateralidad de Cijntje tomó diferentes direcciones.

“Sólo puedo escribir con el lado derecho, con el brazo derecho”, dijo Cijntje. “Pero si tengo que comer, puedo comer con ambos. Si sólo tengo que agarrar algo, lo hago con el brazo izquierdo”.

0 Comentarios

Deja tu comentario